Despliegue. Aumentar los valores reconocidos a una marca

Las marcas buscan proyectar un largo listado de valores, un propósito que solo se consigue cuando quien los emite dispone de la suficiente credibilidad para proyectarlos. Las personas solemos otorgar crédito a unos pocos valores, los que nos ayudan a definir una marca, y son estos mismos los que ponen en duda la veracidad de otros con los que aumentaría aún mas su prestigio, su reputación y su percepción.

Despliegue

El principal objetivo del despliegue es aumentar los valores reconocidos a una marca, para lo cual desarrollamos las submarcas y sus conexiones con la entidad a la que pertenecen, cuya imagen se convierte en lo que llamamos una marca paraguas.

El despliegue tiene como uno de sus principales propósitso definir el universo de la marca, un paso que damos desde la estrategia de marca y manteniendo las distancias con la estrategia empresarial. La conveniencia de desplegar la organización que hay detrás de unos productos o servicios obedece al beneficio que supone poner en escena actores que se encarguen de defender valores a los que los principales responsables no deben dedicar sus recursos y mucho menos su credibilidad.

Los motivos para el despliegue de una marca toman sentido cuando debemos poner en valor la organización que garantiza la calidad, las prestaciones y los servicios. En algunas circunstancias hemos tratado casos en los que el despliegue ha ayudado a dimensionar una pequeña empresa frente a una gran organización.

Las empresas pueden aprovechar las ventajas del despliegue cuando realmente se atienden múltiples competencias.

Lejos de inventar una estructura, se trata de generar un orden y de identificar las partes, áreas, departamentos, proyectos, e incluso iniciativas que se dan en una organización. Con la definición de fórmulas que permiten identificar de manera ordenada y jerarquizada las partes que componen una organización, se da voz a los valores que en cada parte existen.

¿Cómo llevamos a cabo el proceso?

El despliegue requiere comprender cuestiones que los responsables nos explican como el funcionamiento, la composición, el organigrama, las funciones, los cometidos, las competencias y responsabilidades… Realizada la foto de la situación, se propone una imagen de cara al público que muestre todo lo que por su dedicación se atiende para la puesta de la oferta en el mercado. Nuestro modelo de despliegue pasa por ocho propósitos a alcanzar en tres fases.

Fase previa

1. Entrevistas con los implicados.

2. Interpretación de un organigrama funcional.

3. Acuerdo de una teórica estructura de departamentos.

Fase creativa

4. Enumeración de las clases y sus dependencias.

5. Diseño de las fórmulas para las diferentes submarcas.

Fase ejecutiva

6. Manualización de las fórmulas a replicar en cada caso.

7. Definición de los primeros ejemplos.

8. Lógica del flujo de valores.

EL PROCESO PASO A PASO

1. Entrevistas con los implicados.

Quienes conocen los grupos de trabajo, las responsabilidades y las acciones tras las que toman forma las áreas, departamentos o equipos para los que puede resultar factible aplicar una forma que manifieste su existencia, sus aciertos y sus aportaciones a la organización.

2. Interpretación de un organigrama funcional.

Se trata de formalizar lo que ya existe, o en breve va a existir. El organigrama que refleja la situación real adopta una forma que encaja con los modelos conocidos y asimilados por el público en general.

3. Acuerdo de una teórica estructura de departamentos.

Más allá del nombre y el sentido que se le puede dar a cada parte, la estructura queda marcada por la dirección de la entidad o de la empresa. Nuestro trabajo se centra en mostrar una versión organizada de las partes que garantizan el funcionamiento de quienes hay detrás de lo que compramos, contratamos o reservamos.

4. Enumeración de las clases y sus dependencias.

Toda organización se esfuerza en proyectar la correcta ejecución de sus procesos. Los controles, las compras, el servicio postventa… son tareas que, en función de la mercancía de que se trate, proyectan la capacidad de una organización que debe mostrarse eficaz. Definimos la forma de cada parte y con ellas la del conjunto.

5. Diseño de las fórmulas para las diferentes submarcas.

Las submarcas que forman un despliegue deben someterse a una pertenencia. Mostrar el valor de un conjunto depende de que cada una muestre tanto el tipo de parte que és como su propio sentido, para ello desarrollamos las fórmulas que definen lo que existe y preven lo que todavía no.

6. Manualización de las formulas a replicar en cada caso.

Los manuales contienen las pautas que se deben respetar para la gestión de las marcas diseñadas. Lo que cada una aporta depende más de cómo se aplican que de la forma que se les da en el momento de ser diseñadas.

7. Definición de los primeros ejemplos.

Con los que ponemos a prueba el funcionamiento de las fórmulas y con los que arranca el despliegue, definido en previsión de que la organización crezca y nos brinde la oportunidad de poner en valor los múltiples aciertos por los que debe ser distinguida.

8. Lógica del flujo de valores.

El ejercicio se completa cuando los valores que conseguimos crear repercuten en la percepción del conjunto entre sus públicos. Generamos valor para aportarlo al grupo y para que este, a su vez, avale a sus equipos, a sus establecimientos, a sus ofertas.

Branding

Nuestro trabajo, el branding, abarca todo aquello que podemos hacer para que se reconozca a la marca por aquello por lo que desea ser reconocida.

Naming

El nombre de un ente, producto o servicio juega un importante papel, sobre todo en sus primeros pasos. En Borisgrafic creamos nombres que ayudan a vender…

Rebranding

Cuando las empresas precisan revisar sus marcas, actualizarlas sin renunciar a los valores que transmiten. Rediseñamos marcas para mejorar su funcionamiento.

Identidad Corporativa

Concretamos aquellos aspectos emocionales que definen el origen, el carácter y los principios por los que una entidad debe ser reconocida.

Construcción de marca

Acompañamos a nuestros clientes en el proceso que les conduce a conseguir que sus públicos les perciban de la forma en cómo desean ser percibidos.

Puedes seguir nuestras últimas novedades suscribiéndote a nuestro newsletter

¿Hablamos de tu marca?

13 + 11 =