Identidad Corporativa. Recuperar la esencia

Entidades, territorios y culturas, marcan un carácter que acaba definiendo a la gente y sus costumbres, reforzado por cuestiones más concretas como las recetas, los productos, los eventos que bajo el ámbito de la identidad se producen… La identidad es demandada cuando quienes la poseen reclaman su reconocimiento, cuando quienes la pueden aprovechar como una ventaja competitiva deciden proyectarla.

Identidad Corporativa

El objetivo de un proyecto de identidad es recuperar la esencia que define algo como un lugar, una cultura, o una raza. La identidad se consolida con el sentido de pertenencia y se promueve con el fin de etiquetar una condición que distingue a todo aquello que a su amparo se revaloriza.

La construcción de una identidad corporativa es una forma de recuperar un significado mediante un proceso que, enumera, ordena y concreta, las pautas que marcan la diferencia entre quienes pertenecen y quienes no a una determinada entidad, otorgándoles el valor que esta proyecta.

Los motivos para la definición de una identidad pueden ser de varios tipos, entre los más frecuentes están la definición de un territorio, la puesta en valor de sus productos, la visibilidad de una entidad fuertemente arraigada, la recuperación/fortalecimiento de una cultura.

El rasgo común de los proyectos de identidad es la puesta en valor de un ente colectivo que beneficia a todos los que son parte de él.

Los proyectos de identidad dependen del entendimiento de las partes que componen el ente que emerge tras la misma. Se trata de la construcción de un valor por parte de todos aquellos que tengan algo que aportar, para definir un concepto que beneficie a todos los que puedan proyectar su pertenencia. “Construir un valor para compartir”

¿Cómo llevamos a cabo el proceso?

Se trata de un ejercicio que debe ser tan preciso como exigente, en el que el reflejo de la esencia y la aceptación de sus actores deben cumplirse. Un proceso que exige el acierto y la aprobación de quienes conocen las circunstancias a concretar, interpretar y proyectar.

Fase colectiva.

1. Implicación de los implicados.

2. Búsqueda de las raíces.

3. Conclusión de una verdad.

4. Aceptación de quienes se identifican con ello.

Fase creativa.

5. Desarrollo de una versión actualizada.

6. Construcción de una propuesta atractiva.

Fase operativa.

7. Promoción interna de la identidad.

8. Proyección de una versión adaptada a los medios.

EL PROCESO PASO A PASO

1. Implicación de los implicados

Creación de un comité representativo, que lejos de poner condiciones al ejercicio aporta el criterio, enriquece la visión, aumenta los medios y aporta las fuentes para la búsqueda.

2. Búsqueda de las raíces

Repartidas las responsabilidades, cada entendido procura aquellos datos que orienten en el posterior desarrollo de una versión actualizada de la realidad que emerje en este paso del proceso.

3. Conclusión de una verdad

Momento de acuerdo en el que los implicados concluyen los puntos que definen la identidad del ente a trabajar. Expuestos a la opinión de todos y cada uno de los que se sientan parte, los miembros del comité toman la responsabilidad de aprobar las claves de la identidad.

4. Aceptación de quienes se identifican con ello.

Uno de los aspectos más delicados de este proceso se da en el momento que la nueva identidad es internamente compartida con quienes deben verse reflejados en ella. El sentido de pertenencia es más importante incluso, que las suma de los elementos que se diseñan para proyectarla.

5. Desarrollo de una versión actualizada.

Explicadas las conveniencias de la identidad, el equipo de diseño trabaja los recursos gráficos para su proyección en medios y soportes visuales. Se desarrolla una serie de elementos como símbolos, logotipos, símbolos, en algunos casos escudos y otras piezas que se aparecerán en los diferentes soportes que utiliza la entidad.

6. Construcción de una propuesta atractiva.

Más allá de su poder de representación trabajamos su poder de atracción. La identidad debe ser tan interesante como atractiva, para ello debemos aplicar los códigos, estilos y tendencias que faciliten la comprensión, aceptación y atracción de los púbicos a los que el ente se dirige.

7. Promoción interna de la identidad.

Una vez definida su forma, llevamos a cabo una acción interna, con la que buscamos implicar a todos aquellos que de una u otra forma, en uno u otros momento, ejercerán de embajadores de la identidad. El acuerdo del mayor número posible de habitantes, implicados o socios, es clave para que la identidad se proyecte de manera coherente y con toda su credibilidad.

8. Proyección de una versión adaptada a los medios y canales en los que se deberá promover y/o distribuir.

Los actuales medios para la difusión de un ente, un territorio o un destino, condicionan las formas que las piezas promocionales deben adoptar, siendo habitual en muchos casos la necesidad de desarrollar piezas a medida que se ajusten con las posibilidades que cada medio ofrece.

Branding

Nuestro trabajo, el branding, abarca todo aquello que podemos hacer para que se reconozca a la marca por aquello por lo que desea ser reconocida.

Naming

El nombre de un ente, producto o servicio juega un importante papel, sobre todo en sus primeros pasos. En Borisgrafic creamos nombres que ayudan a vender…

Rebranding

Cuando las empresas precisan revisar sus marcas, actualizarlas sin renunciar a los valores que transmiten. Rediseñamos marcas para mejorar su funcionamiento.

Despliegue

Revisamos las diferentes partes con las que poner en valor a la empresa. Aprovechamos cada oportunidad para obtener una amplia lista de razones.

Construcción de marca

Acompañamos a nuestros clientes en el proceso que les conduce a conseguir que sus públicos les perciban de la forma en cómo desean ser percibidos.

Puedes seguir nuestras últimas novedades suscribiéndote a nuestro newsletter

¿Hablamos de tu marca?

1 + 8 =